Esta web utiliza 'cookies' propias para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Es necesario que acepte el uso de estas 'cookies' para el correcto funcionamiento de la web. Para más información consulte nuestro Aviso Legal. Si continuas navegando estás aceptándola
¿QUIÉN ASUME LAS REPARACIONES EN UN PISO DE ALQUILER?
18/03/2016

Uno de los problemas más comunes que se produce en las viviendas de alquiler es el relacionado con la realización de obras o reparaciones no consentidas.

Entonces ¿Cómo debe afrontase una obra o rehabilitación necesaria en una vivienda de alquiler?

Lo usual es que en el contrato de alquiler se indique quién es el responsable de asumir los costes de las reparaciones cuando estas sean necesarias, no obstante en este artículo nos ceñiremos a estipulado en el Articulo 21 recogido en la presente Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de Arrendamientos Urbanos (LAU), que aunque de forma genérica, nos puede ayudar a evitar conflictos entre el arrendador y el arrendatario.

¿Qué dice la Ley de Arrendamientos Urbanos al respecto?

Según la Ley de Arrendamientos Urbanos, el propietario o arrendador está obligado a:

·       Realizar y asumir el coste sin derecho a elevar la renta de todas las reparaciones que sean necesarias para conservar la vivienda en condiciones de habitabilidad.

A su vez el inquilino o arrendatario deberá.

·       Asumir las pequeñas reparaciones que exija el desgaste por el uso ordinario de la vivienda.

·       Asumir las reparaciones necesarias por daños causados por el mismo inquilino  por un más uso.

Además, en los casos en los que la ejecución de una obra de conservación no pueda aplazarse hasta que termine el arrendamiento, el arrendatario está obligado a suportarla, incluso si le priva de parte de la vivienda o si ésta es muy molesta.

No obstante, si la obra durase más de 20 días, el arrendador tendrá que disminuir la renta en proporción a la parte de la vivienda de la que se la ha privado al arrendatario.

En cualquier caso, siempre que sea necesario realizar una reparación, el inquilino deberá informar al propietario en el menor tiempo posible, no obstante, si se trata de una obra urgente, el inquilino podrá realizarla para evitar un daño mayor, previa comunicación al arrendador y exigirle posteriormente el importe de la misa.

Siguiendo estas claves podremos evitar los posibles conflictos en cuanto a las reparaciones en un piso de alquiler, no obstante os recomendamos contar con el asesoramiento de profesionales en materia de arrendamiento, para no dejar ningún cabo suelto.